Las bayas de Goji, una baya casi milagrosa originaria del Tíbet

0
682
Bayas Milagrosas de Goji - Bayas del Tibet
Bayas Milagrosas de Goji - Bayas del Tibet

Se han puesto de moda, y en muchos supermercados podemos encontrar estas bayas con propiedades casi milagrosas ideales para la salud y el bienestar. Son las bayas de Goji, procedentes del Tíbet, una especie de pasas rojo-anaranjadas que podemos comprar envasadas o a granel en muchas tiendas de frutas o herbolarios.

Entre las propiedades de estas bayas de Goji destaca su alto contenido en vitamina C y B, beta carotenos, hierro, zinc, cobre, calcio, selenio, fósforo y aminoácidos esenciales como la isoleucina o el triptófano… Con estas sustancias, el organismo adquiere defensas para luchar contra las enfermedades coronarias, el cáncer y prevenir daños en la piel.

Es el beta caroteno de esta fruta las bayas de Goji, nutriente que también tienen las zanahorias, lo que le confiere la capacidad de luchar contra los radicales libres. El consumo de un puñadito diario –de 20 a 40 bayas es suficiente- es una buena fuente de antioxidantes.

Las bayas Goji auténticas son de la especie Lycium barbarium, aunque hay otras muy similares procedentes de la especie Lycium chinense. Los famosos parecen haberles cogido afición, entre otras cosas porque mejoran la piel y dan vitalidad, pero también son buenas para la artritis y procesos inflamatorios, alivian la tos crónica, mantienen los niveles de colesterol, incrementan las defensas, disminuyen el estrés y los problemas de sueño, y hasta suben la líbido, dicen.

Este fruto las bayas de Goji, que parece una pequeña cereza recién arrancado del árbol, crece en China, Mongolia y Tíbet, donde se consumen también en zumo desde hace miles de años, como elemento terapéutico de la medicina tradicional china.

A los mercados occidentales llegan desecadas a estas pequeñas bayas de Goji naturalmente, por lo que para tomarlas se recomienda bien hidratarlas en agua un rato antes de consumirlas en ensalada o tal cual, o bien mezclarlas con yogures, como si se tratara de cereales o muesli. Su sabor no es demasiado dulce, más bien insípido, pero pueden tomarla desde niños, ancianos, enfermos y sanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here