Solo pienso en comer: ¿Cómo arreglarlo?

0
67
Solo Pienso en Comer - Obsesión Por la Comida
Solo Pienso en Comer - Obsesión Por la Comida

Obsesión por la comida: ¿Qué es?

Comenzar una dieta para cuidar su cuerpo puede generar muchas frustraciones relacionadas con la comida. Son muchos los factores que aumentan este sentimiento y la obsesión por la comida es una manifestación de este problema. Este círculo vicioso a menudo destruye las buenas resoluciones y los esfuerzos realizados para encontrar buenos hábitos alimenticios y aceptar la propia imagen. Llegar a perder peso de forma saludable y sostenible implica divertirse y no frustrarse. Por tanto, el objetivo es saber qué cantidades son adecuadas para usted.

Una persona obsesionada con la comida piensa constantemente en comer. Este problema afecta principalmente a personas que siguen cualquier dieta. La comida, fuente básica de energía y placer para el cuerpo, se convierte en una obsesión. Este comportamiento alimentario deteriora la relación de la persona con la comida y genera antojos incontrolables. Comer se convierte en una adicción además de convertirse en el centro de todos los pensamientos y actividades diarias.

Demasiado obsesionado con la comida: ¿Por qué sigo pensando en comer?

La obsesión por la comida durante una dieta está relacionada con muchos factores psicológicos y fisiológicos.

Restricción cognitiva

Cuando una persona decide iniciar una dieta para adelgazar, se fija metas a alcanzar en un período de tiempo definido. El deseo de llegar al final de esta aventura personal se acompaña de la necesidad de un control permanente de la cantidad de alimentos consumidos. Esta necesidad surge del hecho de que la persona que quiere adelgazar considera la comida solo como fuente de calorías. Como resultado, se concentra en la cantidad de calorías permitidas y se obliga a no exceder esta cantidad. La obsesión por la comida se ve favorecida por la desaparición del placer de comer. Entonces la persona llega a pensar en la correcta comida que no puede tomar y lo convierte en una obsesión hasta sucumbir a él.

Presión social

Una persona que decide dar el paso y comenzar una dieta está bajo mucha presión por parte de la sociedad. Se vuelve difícil para él mantener una vida social equilibrada, ya que la comida es omnipresente en la mayoría de los eventos sociales. Salir a cenar con amigos, compañeros de trabajo o familiares, una actividad que puede parecer trivial para la mayoría de las personas, se convierte en una prueba difícil para alguien que está a dieta. Si logra controlarse para no agrietarse durante la comida, estará sujeto a una gran frustración más adelante. Llegado a casa, sentirá un gran estrés directamente relacionado con la comida. Este estado promueve el desarrollo de una obsesión por la comida que no podrá controlar una vez solo.

Leer Más  ¿Cuál es la conexión entre el café y el cáncer?

Trastornos de la imagen corporal

La persona que decide ponerse a dieta para adelgazar no está contenta con su imagen corporal. Con el deseo de mejorar y encontrar el cuerpo de sus sueños, puede embarcarse en un programa de adelgazamiento sin estar convencida de que logrará sus objetivos. Como resultado, la fuerza de voluntad y el rigor dan paso a la obsesión por la comida, porque pensar constantemente en comer suplanta el deseo de adelgazar.

Ante los numerosos anuncios y campañas que abogan por un determinado ideal corporal, muchas personas denigran su cuerpo y están convencidas de que no encajan en la categoría adecuada. Los objetivos de pérdida de peso son exagerados y el fracaso en la dieta conduce a una frustración aún mayor con la comida.

El estrés de la privación

Una dieta restrictiva puede generar un gran estrés en un individuo que tiene hábitos alimentarios opuestos a los propugnados por este tipo de programas. Privarse de ciertos alimentos puede provocar deficiencias que el cuerpo siente rápidamente. Estas deficiencias se convierten en fuentes de antojos e impulsos, lo que lleva al cerebro a concentrarse en la comida. La privación, en lugar de ayudar a deshacerse de los alimentos, hace que el individuo piense más en comer y en satisfacer sus necesidades no satisfechas. La obsesión se centra entonces en los alimentos que le gustan al individuo, pero de los que se priva.

Psicología: trastornos en el origen de la obsesión por la comida

La obsesión por la comida puede ser causada por trastornos psicológicos como trastornos de la alimentación, a saber, bulimia, anorexia y atracones. Pensar constantemente en comer también puede ser la expresión de un malestar relacionado con la depresión, los trastornos de ansiedad o los trastornos obsesivo-compulsivos.

Los peligros de obsesionarse con la comida

Estar obsesionado con la comida puede tener muchas consecuencias negativas para la salud, tanto físicas como mentales.

Obsesión por la comida y deseos de comer

Es importante distinguir entre la obsesión por la comida y los impulsos alimentarios. La obsesión se caracteriza por pensar solo en la comida y tener el cerebro continuamente ocupado con la comida. Los impulsos alimentarios se definen por el impulso urgente e incontrolable de tragar una gran cantidad de comida sin hambre y sin placer. La obsesión por la comida es un factor de riesgo para los impulsos alimentarios. Cuando un individuo es propenso a una obsesión por la comida, con frecuencia puede desviarse de su dieta y sucumbir a impulsos contra los que ya no puede luchar.

Leer Más  ¿Qué comer?

Engordar

Pensar constantemente en la comida es un problema difícil de manejar que puede hacer que una persona sucumba a ella de forma rápida y frecuente. Además del estrés de las privaciones, las presiones sociales y las alteraciones en la imagen corporal, esta obsesión suele ser la causa del incumplimiento de los objetivos de pérdida de peso marcados. Además de no perder peso, la persona que padece este problema puede experimentar un aumento de peso considerable.

Este aumento de peso es rápido e incontrolable. Es importante tener en cuenta que la obsesión por la comida tiene efectos sobre el metabolismo y las funciones del cuerpo. Esta obsesión, incluso si la persona no sucumbe a ella, puede ralentizar la pérdida de peso, hacer que el peso se estanque o hacer que el proceso de pérdida de peso falle. estabilización. Puede estar en el origen de fracaso de la dieta o un reequilibrio de alimentos, incluso si el programa se sigue al pie de la letra.

Consecuencias psicologicas

La persona obsesionada con la comida desarrolla sentimientos de culpa por la pérdida de control sobre la comida. Se siente culpable por permitir que esta obsesión se interponga en su programa de pérdida de peso y no se esfuerce lo suficiente para que esto suceda. Esta obsesión, al ser difícil de controlar, puede hacerla sucumbir a las tentaciones y el sentimiento de culpa se amplifica aún más. Este sentimiento va acompañado de un constante sentimiento de soledad.

En efecto, la persona propensa a este problema frena su vida social durante su dieta para evitar salir y enfrentarse a la comida. Rechaza las invitaciones de sus familiares y tampoco los invita a su casa por miedo a quebrarse y ser juzgada si lo hace. Esta soledad voluntaria puede llevar a la aparición de rasgos depresivos que conducen a la depresión a largo plazo si no se atienden a tiempo.

Soluciones: Cómo dejar de querer comer?

A lo largo del proceso de pérdida de peso, cuanto más se priva una persona de ciertos alimentos, más quiere comer. Este impulso luego se convierte en una compulsión y destruye todos los esfuerzos realizados. Es útil conocer las soluciones preventivas para evitar sufrir estas obsesiones.

Piense detenidamente antes de comenzar una dieta

La decisión de comenzar una dieta suele ser el resultado de la frustración de la imagen corporal. Más allá de los beneficios para la salud de la pérdida de peso, muchas personas deciden adelgazar con el fin de tener un cuerpo más atractivo sin pensar en las consecuencias y el gran compromiso que acompañan a este proceso. Antes de decidirse a seguir cualquier dieta, es importante preguntarse por qué es necesario adelgazar.

¿Es por problemas de salud, para deshacerse de bultos o para lucir más bella? Además, debemos armarnos de coraje y paciencia para no darnos por vencidos en medio de la dieta después de haber realizado muchos esfuerzos. Será más fácil para una persona sabia y decidida a no sucumbir a las obsesiones alimentarias.

Leer Más  Tomar un Refrigerio entre Comidas

Elija el programa adecuado

Querer perder kilos rápidamente es la mejor manera de recuperarlos con la misma rapidez. Es posible recurrir a la experiencia de un profesional (médico, nutricionista, entrenador personal) para decidir qué programa de adelgazamiento siga para no sufrir frustraciones que conduzcan a obsesiones y compulsiones si la dieta no está bien adaptada. Es recomendable optar por un reequilibrio dietético en lugar de una dieta estricta para evitar el estrés asociado con la privación y la restricción cognitiva.

Reconciliarse con la comida

Es importante comprender que no es el acto de comer lo que engorda, sino la forma en que come. Para no frustrarse y no sufrir obsesiones por la comida, debe aprender a aceptar sus deseos y necesidades sin sentirse culpable. Una persona, incluso deseando perder peso, debe mantener una buena relación con la comida en lugar de demonizarla. Llevar a cabo un reequilibrio alimentario te permite estar más atento a tu cuerpo para darle lo que necesita. Como resultado, el hecho de pensar constantemente en comer, debido a la privación y una carencia sentida, se reduce y comer vuelve a ser un placer. Es vital mantener el placer de comer, incluso si se cambian los hábitos alimentarios.

Algunos consejos para dejar de pensar en comer todo el tiempo

La pérdida de peso saludable y sostenible no solo depende del programa de adelgazamiento elegido, sino también y sobre todo del esfuerzo de la persona para tener éxito. Para no pensar solo en comer durante todo el programa, aquí tienes algunos consejos que debes conocer y aplicar para adelgazar con serenidad y sin ataduras:

  • Tómate tu tiempo para comer: tienes que sentarte y tomarte tu tiempo para disfrutar de tu comida y sentir el placer de comer;
  • Favorezca las frutas y verduras: optar por una fruta para los bocadillos y calmar los antojos en el medio del día tiene más sentido que tener una barra de chocolate o un paquete de patatas fritas;
  • Beba suficiente agua: consumir una cantidad suficiente de agua cada día promueve un metabolismo saludable;
  • Elija alimentos ricos en magnesio: es una sustancia antiestrés que también ayuda a combatir la fatiga;
  • Practicar una actividad deportiva: es útil acompañar una dieta con una actividad deportiva para quemar energía pero también para evitar el aburrimiento, una de las fuentes de las obsesiones alimentarias;
  • Mantener la vida social: una persona que hace dieta necesita apoyo. Es importante seguir saliendo y viendo a tus seres queridos para no romper tu ritmo de vida y caer en la soledad, fomentando las obsesiones por la comida.

 

Si te ha gustado dale a "Me gusta" y compartir, "Gracias".

 

Y Recuerda Siempre:

"La salud no es conocida hasta que es perdida" "El que bien come y bien digiere, sólo de viejo se muere"
 

Nos puedes seguir en:

https://www.facebook.com/bienestarysalud.info/ o también https://www.facebook.com/groups/857929794373666/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here