Remedios caseros para la piel seca

0
181
Remedios Piel Seca - Remedios para la Piel Seca
Remedios Piel Seca - Remedios para la Piel Seca

Quienes viven en climas fríos y secos, donde la calefacción trabaja día y noche, son quienes padecen de piel seca y de comezón invernal. La resequedad es resultado de falta de agua (no de aceites) en su piel. Téngalo presente y conforme desarrolle sus actvidades diarias durante el invierno; su piel se lo agradecerá.

Opciones frente al clima frío:

No trate de beber para eliminar la resequedad. Muchos libros de belleza recomiendan beber al menos siete a ocho vasos de agua al día para mantener hidratada la piel y evitar la resequedad. No lo crea.

Si está completamente deshidratado su piel se secará, pero, si está normalmente hidratado, no es posible contrarrestar o corregir la piel seca bebiendo agua.

Ponga el agua donde debe. La mejor manera de introducir agua en la piel es remojándola. Se recomienda un remojón de 15 minutos en agua tibia, no caliente. Y olvídese de que debe bañarse a diario. La regla empírica para la piel seca es: báñese menos y use agua más fresca.

Lubrique la piel. Use un humectante después de cada baño. Toda la humedad que se acumuló en la piel tiende a evaporarse. Si se baña frecuentemente, tendrá mayor necesidad de un humectante, pues es el producto que ayuda a conservar el agua en el interior.

Mucha gente piensa que la justificación para aplicar humectantes es devolver la grada a la piel, lo cual no es totalmente cierto. Tan sólo recuerde que la piel seca es manifestación de pérdida de agua, no de aceite.

Todo mundo sabe que es más fácil cortar la uñas de manos y pies después de que se han estado remojando en el agua. Ése es buen ejemplo de hidratación, de lo que ocurre a la piel cuando usted se baña. Los humectantes aplicados después del baño ayudan a conservar el agua en la piel y por tanto impiden la resequedad.

Séquese de manera que conserve la humedad. Resulta mucho más eficaz aplicar humectante a la piel húmeda inmediatamente después del baño que ponerla en la piel del todo seca.

Eso n oquiere decir que deba saltar de la regadera totalmente empapado y se aplique la loción de inmediato, pero unos cuantos golpecitos con la toalla le secarán lo suficiente antes de aplicar la loción. El objetivo es contener un poco de agua en la piel.

No se deje engrasar por los anuncios. Nada es mejor que el petrolato o aceite mineral como humectante. De hecho, para aquellos a quienes no importa la sensación, virtualmente cualquier aceite vegetal (de girasol, de cacahuate o maní) o aceite mineral puede servir para combatir la piel seca y la comezón invernal. Son eficaces, seguros y lubricantes puros para la piel.

Sin embargo, estos productos tienen un inconveniente: todos tienden a ser grasosos. A la gente le gustan las cosas que huelen bien, se sienten bien y no la hacen sentir engrasada. Todo depende de cuánto quiere usted invertir, cómo quiere oler y cómo se quiere sentir. Todos los humectantes hacen básicamente lo mismo, aparte de que no hay manera científicada de demostrar que cualquiera de los productos disponibles comercialmente sea mejor para usted que cualquier otro. Es estrictamente cuestión de decisión personal.

Recurra a la harina de avena. La harina de avena puede actuar en el baño como agente calmante. Sólo vierta dos tazas de harina de avena coloidal en una tina llena de agua tibia. El término “coloidal” sencillamente significa que se ha molido la harina para producir un polvillo fino que se mantendrá suspendido en el agua.

También puede utilizar la harina de avena como sustituto del jabón. En un pañuelo ponga una cantidad de harina de avena coloidal y amárrelo; sumérjalo en agua, exprímale el exceso de líquido y empléelo como si fuera una toallita para lavarse.

Escoja jabones supergrasosos. Casi todos los jabones contienen lejía, y si bien la lejia es magnífica para limpiar, también es muy irritante para la piel seca. Por eso se recomienda a la gente con este padecimiento que evite los jabones fuertes como Dial o Zest y prefieran los supergrasosos como Neutrogena o Dove. Los jabones supergrasosos tienen cantidades adicionales de sustancias grasas (crema facil, manteca de cacao, aceite de coco o lanolina) agregadas duarante el proceso de manufactura.

Un producto como Dove, realmente no es un jabón. Más bien es como una crema facial. Aunque no la limpian tan bien, los jabones supergrasosos irritan menos la piel seca y eso constituye una notable diferencia.

No se enjabone mucho. Un jabón no tiene nada de terapéutico. La gente se está convirtiendo en una sociedad excesivamente lavada y desodorizada, al grado que los dermatólogos están teniendo más problemas derivados del uso excesivo del jabón que por la falta de aseo. ¿Qué se recomienda? Si la piel no está sucia no la lave.

Permita que un humificador le ayude. Parte del problema de la piel seca y la comezón es el calor seco en la época invernal. El calor caldeado en hornos puede reducir el nivel de humedad dentro de su casa hasta 10% o menos, en tanto que se requiere de 30 a 40% como cifras más próximas al ideal para mantener la humedad de la piel. Por eso, se recomienda usar humidificadores durantes los meses invernales, pero con cuidado.

La gente cree que si coloca un humidificador en su sitio, ya no necesita más, pero los humidificadores son como los acondicionadores de aire: de hecho se necesitaría una unidad sumamente grande para cubrir las necesidades de toda una casa. Sin embargo, si se instala una unidad más pequeña junto a la cama, sí obtendrá un beneficio tangible.

Si pone un humidificador en su recámara, entonces asegúrese de cerrar la puerta de la recámara para conservar la humedad en el interior.

¿Es útil hacer cosas como dejar abierta la puerta del cuarto de baño mientras se ducha? Pudiera ayudar un poco, durante un momento, porque cualquier pequeña cantidad de humedad es benéfica. Piense que cuando opera su calefacción en el invierno, en realidad está quitando humedad al aire.

Conserve la calefacción en “fresco”. Una buena manera de combatir la comezón invernal es tan fácil como mover su termostato y bajar su nivel de ajuste. Mantener su casa menos caldeada durante el invierno podría ser útil. Eso se debe a que el aire frío tiene un efecto anestésico: hace a su piel sentirse bien. Cuando caldea demasiado su casa, hace que los vasos sanguíneos se dilaten y cuando esto sucede, se inicia el ciclo de comezón/cosquilleo; pero cuando enfría su piel, ya sea mediante agua o aire fríos, le produce bienestar, y la piel tiende a sentir menos comezón si conserva el termostado fresco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here