Peligros de los impulsos alimentarios

0
41
Peligros de los Impulsos Alimentarios
Peligros de los Impulsos Alimentarios

Necesidades alimentarias: ¿Qué es?

Los impulsos alimentarios se caracterizan por un impulso repentino e incontrolable de comer una gran cantidad de alimentos. Es importante distinguir entre los impulsos de comer y las conductas alimentarias normales, ya que estos impulsos ocurren sin hambre, apetito o placer al comer. Una persona propensa a estos comportamientos siente un impulso repentino y una urgencia de tragar una cantidad significativa de comida en un período corto de tiempo.

Necesidades alimentarias y TCA

Es útil aclarar que los impulsos de comer no entran en la categoría de los trastornos alimentarios per se, sino que son los síntomas. Los impulsos alimentarios pueden ser característicos de los trastornos alimentarios obsesivos: comer en exceso, bulimia y anorexia.

Manifestación de impulsos alimentarios

Los impulsos alimentarios se manifiestan por convulsiones que llevan a una persona a tragar una gran cantidad de comida sin tener una necesidad fisiológica real. Un individuo sujeto a estos impulsos puede arrojarse repentinamente sobre una barra entera de chocolate, paquetes de patatas fritas o incluso dulces sin poder controlarse ni detenerse. Estos impulsos se expresan por una pérdida de control que implica seguir comiendo a pesar de estar lleno, levantarse por la noche para comer o esconderse para comer.

Las causas de las compulsiones alimentarias

Los impulsos alimentarios son generalmente el resultado de una enfermedad psicológica, lo que lleva a la llamada alimentación emocional.

Compulsiones relacionadas con el estrés

La necesidad excesiva de comer y ceder a los impulsos alimentarios suele ser la expresión de un estrés incontrolable relacionado con la vida profesional, emocional o incluso escolar. La dificultad para afrontar el estrés a diario puede llevar a una persona a refugiarse en la comida para sentirse a gusto. Sin embargo, los impulsos alimentarios no son crónicos y pueden acompañar eventos importantes en la vida de una persona: preparativos de boda, períodos de exámenes, mudanzas, etc.

Leer Más  Las bayas de Goji, una baya casi milagrosa originaria del Tíbet

Necesidades alimentarias y depresión

Los impulsos alimentarios afectan particularmente a la depresión maníaca. Al sentirse solo e incomprendido, el individuo deprimido busca consuelo llenando el vacío que siente con una cantidad significativa de comida. Comer te permite dejar atrás los problemas emocionales, la ansiedad, la soledad o simplemente el aburrimiento.

Dietas restrictivas

Uno de los factores más comunes en los impulsos alimentarios son las limitaciones de la propia imagen. Una persona que desee perder peso y adoptar un dieta demasiado restrictivo desarrolla un estrés relacionado con el miedo a subir de peso. Saltarse las comidas, comer poco y sin placer o incluso temer la balanza, las frustraciones que se derivan de ello conducen a un estrés importante.

La privación crea una carencia que puede hacer que la persona se escape y sucumba a los impulsos alimentarios. La ausencia de los resultados esperados o la recuperación de peso puede llevar a una gran frustración que lleve a sumergirse nuevamente en el exceso para reconfortarse en el fracaso percibido.

Causas genéticas

Hay factores genéticos que predisponen a algunas personas a sufrir trastornos alimentarios. Un nivel bajo de serotonina en el cerebro conduce a una predisposición a comer bocadillos y compulsiones. Consumo de azúcar aumenta los niveles de serotonina. Como resultado, la caída en el nivel de este neurotransmisor puede ser una causa de la aparición de impulsos alimentarios relacionados con los alimentos dulces.

La dopamina también tiene un papel en la saciedad. La falta de dopamina es, por tanto, un factor que favorece los trastornos alimentarios que se manifiestan por impulsos alimentarios.

Las consecuencias y los peligros de los impulsos alimentarios

Sucumbir a los impulsos alimentarios conduce a efectos secundarios significativos y consecuencias negativas para la salud. Entonces, este mal hábito es peligroso a largo plazo.

Picar en exceso y comer sin hambre

Los impulsos alimentarios, manifestados por un picoteo excesivo, llevan al individuo que sucumbe a comer sin hambre, y sobre todo sin fin. En el caso de los antojos de alimentos relacionados con alimentos azucarados, el consumo excesivo de azúcar aumenta rápidamente los niveles de azúcar en sangre. Sigue una caída rápida que puede provocar hipoglucemia.

Leer Más  ¿Qué consumir en mayo?

La caída de los niveles de azúcar en sangre se manifiesta por un gran antojo o una fatiga repentina, que a menudo produce malestar. En este caso, si la persona no es diabética, el malestar desaparece de forma natural, incluso sin comer, gracias a la secreción de glucagón, una hormona productora de glucosa que eleva el azúcar en sangre. Sin embargo, los antojos están fuera de control y hacen que la persona coma aún más. Como resultado, los impulsos incontrolados de comer promueven impulsos aún mayores y más severos de comer.

Factores de riesgo de TCA

A veces, las ganas de comer también pueden afectar a las personas que no padecen ningún TCA. Pueden ser puntuales y desvanecerse rápidamente, sin tener mayores consecuencias en el cuerpo y la salud. Sin embargo, sucumbir a los impulsos alimentarios con frecuencia puede predisponer a una persona a la aparición de ACD. Estas compulsiones, al ser de carácter psicológico, provocan modificaciones importantes en el equilibrio psíquico.

El miedo a engordar o enfermarse al sucumbir a menudo a los impulsos alimentarios puede promover la aparición de trastornos bulímicos, anoréxicos o hiperfágicos. Los síntomas del TCA son impulsos alimentarios. Por el contrario, los impulsos incontrolados de comer también son un factor de riesgo de ACD.

Sobrepeso y obesidad

Los impulsos alimentarios, caracterizados por el impulso incontrolable de comer, conducen a un aumento de peso rápido y significativo. Aparte del riesgo de obesidad, el aumento de peso relacionado con los impulsos alimentarios aumenta el riesgo de enfermedad.

Con el aumento de peso y la obesidad, los niveles de colesterol en sangre aumentan, lo que puede provocar un desequilibrio en el sistema cardiovascular. Por lo tanto, sucumbir a los impulsos alimentarios aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, presión arterial alta y diversas enfermedades cardíacas.

El aumento de peso también aumenta constantemente el nivel de insulina en la sangre y cansa el páncreas, el órgano responsable de su secreción. Esto promueve un aumento del nivel de azúcar en sangre y, por tanto, la aparición de diabetes.

Necesidades alimentarias: una lucha psicológica

Los impulsos alimentarios, que se sienten como una pérdida de control, tienen consecuencias psíquicas en el individuo que los padece. La culpa y la pérdida de la autoestima asociadas con la falta de libre albedrío lo hacen sentir impotente. Este sentimiento de malestar empuja a la persona a refugiarse aún más en la comida y se convierte en un círculo vicioso del que es difícil escapar. Además, en lugar de reducir el estrés, las ganas de comer pueden aumentarlo y promover la aparición de trastornos psicológicos.

Leer Más  Los vegetales verdes y naranjas podrían mejorar la salud y prolongar la vida

Soluciones: ¿Cómo luchar contra los impulsos alimentarios?

La lucha contra los impulsos alimentarios requiere un cuidado personal como preventivo y profesional en los casos más graves.

Un trabajo sobre uno mismo

Siendo a menudo de origen psicológico, los impulsos alimentarios se tratan en primer lugar mediante un trabajo sobre uno mismo. La primera solución a estas compulsiones es reconciliarse con la comida. Para evitar sucumbir a estos impulsos, es necesario:

  • Buscar una dieta sana y equilibrada: consumir alimentos ricos en nutrientes y con un aporte calórico suficiente;
  • Ajuste su ritmo de alimentación: no se salte ninguna comida (desayuno, almuerzo, cena) e intente comerlas en horarios fijos;
  • Duerma y descanse lo suficiente para reducir el estrés y la ansiedad;
  • Favorece los alimentos ricos en magnesio ;
  • Fomentar un reequilibrio de alimentos en lugar de una dieta restrictiva para perder peso de forma saludable para mantener el control y el placer de comer.

Tratamientos para los impulsos de comer

Los tratamientos para los impulsos alimentarios se llevan a cabo solo con el consejo de un profesional de la salud.

¿Cómo calmar las ganas de comer con la homeopatía?

La homeopatía se puede utilizar como un complemento del tratamiento y es eficaz para tratar a las personas que sufren de TCA y deseos de comer.

¿Cómo controlar las ganas de comer con medicamentos?

Un médico puede recetar medicamentos para controlar la necesidad de comer. El tratamiento generalmente incluye medicamentos que actúan sobre las hormonas y las emociones, o suplementos dietéticos para corregir las deficiencias.

Terapia cognitivo-conductual y grupos de apoyo

Una persona propensa a impulsos alimentarios graves también puede consultar a un psicólogo para obtener apoyo. La terapia la ayudará a limitar los peligros asociados con este comportamiento alimentario. También hay grupos de apoyo para personas con ACD.

 

Si te ha gustado dale a "Me gusta" y compartir, "Gracias".

 

Y Recuerda Siempre:

"La salud no es conocida hasta que es perdida" "El que bien come y bien digiere, sólo de viejo se muere"
 

Nos puedes seguir en:

https://www.facebook.com/bienestarysalud.info/ o también https://www.facebook.com/groups/857929794373666/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here