Dejar de comer para adelgazar

0
38
Dejar de Comer para Adelgazar
Dejar de Comer para Adelgazar

¿Por qué no puedo dejar de comer?

Perder peso recuperar su peso y un cuerpo sano no siempre es fácil. Muchos factores se tienen en cuenta para lograr este objetivo que cada vez más personas se están marcando. Durante una dieta o un reequilibrio alimentario, el principal obstáculo para la pérdida de peso no es otro que la propia comida.

La persona que sigue una dieta puede ser propensa a padecer trastornos que generan cierta adicción a la comida y contra los que es difícil, si no imposible, luchar. Una de las soluciones más habituales para combatir estos trastornos es reducir la cantidad de alimentos que se consumen para adelgazar más rápido o simplemente para dejar de comer.

Aparte de la gula, hay varias razones por las que una persona parece no poder dejar de comer. Estas causas pueden ser psicológicas, fisiológicas, pero también pueden deberse a deficiencias que siente el organismo. De hecho, el cuerpo expresa estas deficiencias enviando señales que se manifiestan por la sensación de hambre o el impulso incontrolable de comer tal o cual alimento.

Como todo el tiempo: un desequilibrio de emociones

Una persona que sufre de problemas emocionales puede desarrollar una mala relación con la comida. Después de ciertos eventos, como una ruptura romántica, preocupaciones profesionales o problemas familiares, una buena comida o un helado pueden ser alimentos reconfortantes. Para muchos, la comida se convierte en una fuente de consuelo para poder olvidar las molestias del día a día. En lugar de ser una fuente de energía y placer, la comida sirve de escudo para sofocar las emociones que se malinterpretan o se niegan. El uso de alimentos para curar el dolor emocional puede predisponer a una persona a sufrir trastornos alimentarios y deseos de comer.

Leer Más  Todo sobre la mantequilla de maní

Comenzar una dieta y cambiar los hábitos alimenticios puede ser abrumador. Como resultado, las emociones se tensan. El miedo a fracasar, a no lograr sus objetivos, a ser juzgados por sus allegados o incluso al cambio físico puede alterar al individuo y por tanto favorecer una reconfortante ingesta de alimentos.

Además de estos cambios asociados con el inicio de una dieta, la continuación del programa también puede ser difícil. Por miedo a quedarse al margen, la persona que hace dieta tiende a aislarse para no enfrentarse a la comida y la mirada de los demás. Se encerra en sí misma y sigue su programa por su cuenta para no sucumbir a las tentaciones externas. Esta decisión puede revelar rasgos depresivos favorecidos por la soledad y provocar una gran sensación de vacío. Se refugiará de forma natural en la comida para llenarla.

Causas fisiológicas: ¿Por qué no puedo detener el azúcar?

En algunas personas, la obsesión por la comida puede centrarse solo en la comida. dulce. Más allá de la sensación de hambre, el individuo que padece esta adicción siente con frecuencia la urgente necesidad de ingerir grandes cantidades de alimentos azucarados. Este problema puede estar relacionado con factores fisiológicos.

El bajo nivel de serotonina en el cerebro a menudo es responsable de la necesidad constante de consumir azúcar. Una persona con niveles bajos de serotonina tiene problemas para controlar su antojo por alimentos azucarados como pasteles, chocolate o dulces. La falta de serotonina es, por tanto, uno de los factores que pueden explicar por qué una persona se inclina más por los alimentos azucarados.

Una persona que padece diabetes también puede ser propensa a la obsesión por los alimentos azucarados. La dificultad para regular los niveles de azúcar en sangre conduce a una falta permanente de azúcar y conduce a un deseo constante de azúcar.

Sigo picoteando: una dieta inadecuada

Seguir una dieta demasiado estricta puede tener resultados opuestos a los esperados en la pérdida de peso. Privarse por completo de ciertos alimentos altera los hábitos alimenticios y, a menudo, conduce a deficiencias importantes. Estas deficiencias limitan el aporte energético que el organismo necesita para el correcto funcionamiento del organismo. El cuerpo, privado de los nutrientes esenciales para su supervivencia, se cansa y expresa sus necesidades amplificando la sensación de hambre por obsesiones alimentarias que impiden que la persona deje de comer.

Con el deseo de adelgazar, la persona que opta por este tipo de dieta se encuentra bajo un estrés constante relacionado con el miedo a engordar. Ante este miedo, se salta las comidas, come muy poco y pierde el placer de comer. Además, la elección de alimentos permitidos es limitada. Esta privación constante hace que sea muy fácil sucumbir y hacer desviaciones excesivas. Estas desviaciones, factores en el fracaso del programa, son fuente de frustración y llevan a comer aún más para consolarse.

Leer Más  ¿Por qué Comer despacio?

Comer demasiado por aburrimiento

Muy a menudo, cuando un individuo decide embarcarse en un programa para adelgazar, se priva de muchas actividades de la vida diaria para no sucumbir al hambre permanente. Como resultado, el aburrimiento surge muy rápidamente y muchos son los que lo llenan poniendo la mirada en la comida, de ahí el concepto de comer no por necesidad, sino por aburrimiento.

¿Cuáles son los peligros cuando deja de comer?

Aunque dejar de comer parece ser una solución para perder peso, esta práctica puede tener muchos efectos negativos para la salud y es un peligro real.

¿Cuándo dejamos de comer durante 3 o 5 días para ayunar?

Actualmente, existe una tendencia centrada en ayuno intermitente donde el joven estricto durante varios días. Este método tiene como objetivo adelgazar, reducir la masa grasa o regular el apetito. Durante un período definido que se extiende desde 16 horas hasta algunos días, la persona consume solo agua, infusiones, té o café. Aunque se ha demostrado que es eficaz, esta práctica puede ser un peligro para la salud si no se aborda adecuadamente. Una persona que ayuna sin estar preparada corre el riesgo de desarrollar una deficiencia o hipoglucemia muy rápidamente.

Falta de alimentos: factor de riesgo de muchas enfermedades

Rápidamente desnutrido y falto de energía, una persona que decide dejar de comer está predispuesta a muchas enfermedades que obstaculizan gravemente las funciones del organismo. Las deficiencias vinculadas a la falta de alimentos atacan principalmente al sistema inmunológico y la persona desnutrida es susceptible a enfermedades infecciosas. La falta de alimentos también predispone a enfermedades cardiovasculares, trastornos del sistema digestivo y enfermedades endocrinas.

¿Cómo limitar los antojos para sobrevivir a una dieta?

En lugar de decidir dejar de comer para perder peso y mantenerse saludable, existen consejos prácticos y soluciones para controlar los antojos constantes.

Opte por un programa de adelgazamiento menos estricto para perder peso

Se recomienda elegir una dieta que le permita adelgazar de forma sana y duradera. Es mejor establecer metas que sean realistas y que no impliquen cambios drásticos en el cuerpo. Cada persona pierde peso a su propio ritmo, y el programa que funcionó para uno podría no funcionar para el otro. También es preferible optar por un reequilibrio de alimentos en lugar de una dieta que sea demasiado restrictiva para que el cuerpo tenga tiempo de adaptarse a los cambios. La pérdida de peso saludable puede reducir el estrés de intentar perder peso, lo que rápidamente conduce a las tentaciones y puede llevar al consumo incontrolable de grandes cantidades de alimentos.

Leer Más  Para comer bien, ¿Es necesario estar lleno?

¿Cómo dejar de tener hambre y no picar nada por la noche?

Los antojos incontrolables de comida ocurren en cualquier momento del día. Sin embargo, las personas que están a dieta son más propensas a hacerlo por la noche. A menudo es aconsejable no comer demasiada grasa o demasiado pesado para la cena. Sin embargo, después de un día de privaciones, la tentación se vuelve aún mayor al final del día. Los grandes antojos nocturnos se producen principalmente cuando la ingesta de nutrientes del día es insuficiente. Por lo tanto, para evitar sucumbir a los bocadillos nocturnos, es recomendable:

  • Come bien durante el día: privarte durante el día aumenta la sensación de hambre por la noche;
  • Permítase bocadillos cuando sea necesario: opte por una fruta como bocadillo para no marcar la diferencia;
  • Beber infusiones antes de acostarse: existen infusiones relajantes que ayudan a dormir mejor y, por tanto, previenen los antojos nocturnos;
  • Bien hidratarse durante el día: beber una cantidad suficiente de agua promueve un buen metabolismo y ayuda a mantener una buena salud;
  • Coma alimentos que se adhieran a su cuerpo durante las comidas o como bocadillo: este consejo limita los antojos de bocadillos, no solo por la noche, sino también durante el día.

Elimina el aburrimiento para no tener hambre todo el tiempo

La necesidad de comer y la incapacidad de detenerse son a menudo el resultado del aburrimiento. Durante una dieta, se recomienda practicar una actividad deportiva para quemar calorías, pero también para mantenerse ocupado. Una dieta acompañada de actividad deportiva ayuda a adelgazar de forma más rápida, sana y sostenible además de estabilizar el peso tras el programa.

También es recomendable romper con la rutina diaria manteniendo una vida social activa y favoreciendo las actividades con familiares o amigos para evitar caer en la soledad y la depresión.

 

Si te ha gustado dale a "Me gusta" y compartir, "Gracias".

 

Y Recuerda Siempre:

"La salud no es conocida hasta que es perdida" "El que bien come y bien digiere, sólo de viejo se muere"
 

Nos puedes seguir en:

https://www.facebook.com/bienestarysalud.info/ o también https://www.facebook.com/groups/857929794373666/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here