¿Cómo comer menos?

0
37
¿Cómo Comer Menos? - Aprender a Comer para Bajar de Peso
¿Cómo Comer Menos? - Aprender a Comer para Bajar de Peso

Volver a aprender a comer para bajar de peso

El sobrepeso es común en la sociedad actual. Este fenómeno se debe, en particular, al deterioro de los hábitos alimentarios a lo largo de los años, así como a un estilo de vida sedentario cada vez más importante. Para perder los kilos de más, muchos se entregan a dietas de adelgazamiento. Sin embargo, uno de los métodos más eficaces hasta la fecha sigue siendo la reducción de las porciones diarias consumidas. Reducir la cantidad de calorías aportadas al cuerpo, sin matarlo de hambre, es una forma práctica de proceder. Este cambio en la dieta implica comer menos, pero lo que es más importante, comer mejor. Concéntrate en los reflejos a adoptar para comer menos.

Una mala alimentación es uno de los principales factores del aumento de peso. El entorno en el que se desenvuelve la sociedad actual, haciendo hincapié en los productos industriales demasiado grasos o demasiado dulces, empuja inconscientemente a comer más de lo necesario. Esto se traduce en un exceso considerable de calorías que, sin la práctica de los ejercicios físicos que lo acompañan, acaba convirtiéndose en grasa y aumentando el peso del cuerpo. Ante estos desastrosos comportamientos alimentarios, el tema de la pérdida de peso está más que nunca en el centro de las novedades en el mundo de la dietética.

Si bien comer en exceso inevitablemente resulta en un aumento de peso significativo, reducir la cantidad de comida por día puede ser beneficioso para perder peso. Sin embargo, esta forma de proceder está lejos de ser obvia, especialmente cuando el hábito de ingerir grandes porciones en cada comida ha tenido suficiente tiempo para afianzarse. El camino hacia la pérdida de peso está plagado de tentaciones y obstáculos, pero nada más que un buen programa de reequilibrio de la dieta.

Leer Más  Cómo bajar de Peso sin tener que morir de Hambre

Además, debes saber que reducir las porciones diarias no significa necesariamente privarte de buenos alimentos. Al contrario, para un resultado óptimo, es imperativo comer menos, pero sobre todo, comer mejor. Este método permite, entre otras cosas, cubrir las necesidades del organismo evitando carencias.

¿Puede encogerse el estómago?

Acondicionarse para comer menos comida de lo habitual es una excelente manera de perder kilos de más. El principio es simple: al reducir la ingesta calórica diaria, el cuerpo se verá obligado a extraer energía de sus reservas de grasa para garantizar sus funciones. Sin embargo, no debemos confundir comer menos en ayuno intermitente que implica saltarse comidas. Reducir las porciones diarias significa comer cantidades razonables de alimentos de alta calidad y ricos en nutrientes.

Se trata de educar tanto al cerebro como al estómago. A título informativo, debes saber que acostumbrarte a comer menos no reduce el volumen y tamaño del estómago. Efectivamente, es un músculo elástico capaz de estirarse hasta cierto límite, y esto, en función de la cantidad de alimento que reciba. Al comer menos, una persona acostumbra su cuerpo, cerebro y estómago a nuevos comportamientos alimentarios. De esta forma, el cuerpo aprende a contentarse con una menor cantidad de comida y emite antes una señal de saciedad, de ahí la impresión de tener el estómago encogido.

Cambiar su dieta: ¿Cómo reducir las ganas de comer?

Aunque también es posible constituir menús diarios basados ​​en alimentos bajos en calorías, comer menos es una solución más práctica y menos complicada para perder peso. Para ello, basta con seguir unas reglas dietéticas básicas que tienen como objetivo acostumbrar el cerebro y el cuerpo a porciones diarias más pequeñas. En primer lugar, es importante saber discernir la necesidad de comer por hambre y el deseo de comer por placer o por necesidad de comodidad.

El picoteo y las compulsiones alimentarias son los enemigos de una dieta de adelgazamiento. Entonces, para esperar comer menos, primero debe saber como dejar de picar y resiste los pequeños antojos que no dejan de sentirse durante el día. Hay muchos consejos para superar estos impulsos repentinos de comer:

Leer Más  ¿Cómo poder bajar peso si no hacemos Deporte?

Para masticar chicle: estudios científicos han demostrado que masticar chicle puede ayudar a reducir la necesidad de comer o picar. De hecho, esta masticación estimula las glándulas salivales y es percibida por el cerebro como una ingesta de alimento, creando así una sensación de satisfacción sin tener que ceder ante ningún picoteo.

Beber agua: a menudo, la sed se puede percibir como una sensación de hambre. Para evitar cualquier deslizamiento, es recomendable beber un vaso de agua. Al llenar el estómago, el agua calma las ganas de comer.

Favorece los alimentos que son fuente de proteínas y fibra dietética en la dieta: estos nutrientes son excelentes para promover la saciedad. Por lo tanto, es importante incluir regularmente proteínas magras, frutas y verduras en los menús para limitar los refrigerios.

Consejos: ¿Cómo obligarse a comer menos sin tener hambre?

El cuerpo es un conjunto de mecanismos que se adapta a todas las circunstancias. Si se alimenta en abundancia, el organismo acaba por considerar «normal» el exceso de comida. De lo contrario, si se le educa para que se acostumbre a cantidades reducidas de comida, el cuerpo y el cerebro eventualmente adoptarán este comportamiento y funcionarán de acuerdo con él.

Para poder comer menos sin que el organismo muera de hambre, es necesario adoptar unos nuevos hábitos alimentarios destinados a regular el apetito. El proceso pasa por prestar atención a tu entorno, elegir los envases adecuados a utilizar y, sobre todo, equilibrar tu dieta para evitar cualquier riesgo de deficiencia dietética.

Come poco y en pequeñas cantidades: reduce las porciones

En principio, comer menos significa reducir las porciones de alimentos consumidas. Aunque suena duro al principio, la reducción de las porciones es la forma más obvia y eficaz de obligarse a comer menos sin tener que saltarse las comidas. Hay varias formas de hacerlo:

Utilice platos, tupperware y cuencos más pequeños: según Según un estudio científico realizado en 2009 en la Universidad de Cornell, el tamaño del plato influye en gran medida en el apetito y la cantidad de alimentos que debe ingerir el cuerpo. Por lo tanto, cuanto más pequeño sea el plato, menor será la cantidad de comida a tragar. Esto crea, entre otras cosas, una especie de ilusión visual. De hecho, el cerebro percibe una pequeña cantidad de comida servida en un plato pequeño como una cantidad normal, en particular debido al tamaño del plato que ocupa totalmente la comida. Servido en un plato grande, esta misma cantidad parece insignificante y el cerebro se verá tentado a llenar el espacio libre del plato.

Leer Más  ¿Cuál es mi peso ideal?

Controle el ambiente y evite las tentaciones: es más fácil resistir la tentación de volver a llenarse si los platos para servir están fuera de su alcance. Por ello, es recomendable dejarlos en la cocina para evitar cualquier deslizamiento.

No te acabes el contenido del plato: dejar las sobras en el plato también es una forma de esforzarte por comer menos. Para evitar el desperdicio, las sobras se pueden envolver y reservar.

Come bien y más despacio: tómate tu tiempo comiendo despacio

La regulación del apetito depende en parte del momento de la ingestión. Para comer menos, es importante saber apreciar la comida y, por tanto, tomarse su tiempo durante el almuerzo. De hecho, tomar entre 20 y 30 minutos para terminar su plato es más que suficiente para estimular la saciedad y así evitar que se vuelva a llenar.

Toma un refrigerio saludable y satisfactorio

A veces es difícil resistirse a comer picoteos, la tentación es muy fuerte. En lugar de recurrir a alimentos demasiado dulces o demasiado grasos, es recomendable optar por alternativas más saludables para refrigerios saludables sin riesgo de aumento de peso. Las frutas frescas, las frutas secas, las semillas oleaginosas, las nueces y los frutos secos, que son ricos en fibra dietética, se encuentran entre las mejores opciones disponibles.

Reducir el hambre con líquidos

El agua ocupa un lugar privilegiado en esta dieta. Beber mucha agua antes de comenzar una comida ayuda a regular la sensación de hambre y a comer menos. Además, el vaso de agua se puede sustituir por una sopa o un cuenco de caldo. De esta manera, el estómago está medio lleno antes de que la comida haya comenzado a descender.

 

Si te ha gustado dale a "Me gusta" y compartir, "Gracias".

 

Y Recuerda Siempre:

"La salud no es conocida hasta que es perdida" "El que bien come y bien digiere, sólo de viejo se muere"
 

Nos puedes seguir en:

https://www.facebook.com/bienestarysalud.info/ o también https://www.facebook.com/groups/857929794373666/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here